jueves, 6 de marzo de 2014

Día de la mujer trabajadora

Hola a tod@s:


Con motivo del día de la mujer trabajadora vamos a tratar el tema desde varios puntos de vista. Comenzando por la "belleza femenina" y la publicidad que nos ofrecen las compañías de productos de belleza.


No os creáis todo lo que veis. La mayor parte de las cosas que nos anuncian no las necesitamos, crean en nosotros la necesidad de tenerlas y para colmo nos lo creemos ¿Realmente una crema para la cara va a hacer que los demás te vean más simpático, más guapo o más inteligente? NO



Y los famosos como modelos, actores y actrices, son gente como todos nosotros pero evidentemente viven de su cuerpo, de su imagen.



En este primer vídeo el mensaje es más para vuestros padres pero también os puede vale a vosotros. Son imágenes que nos resumen que muchos de los productos que creemos que podemos necesitar en realidad no los necesitamos. La industria de la cosmética por medio de la publicidad nos hace creer que para ser mejores necesitamos sus productos.




Por otro lado tenemos en nuestra mano un motón de programas y aplicaciones para transformar  imágenes y vídeos. A si que no todo lo que nos enseñan es cierto, Photoshop hace milagros.



El segundo punto de vista que vamos a tratar va relacionado más directamente con el tema del trabajo.


¿Hay trabajos para hombres y para mujeres?


Las personas que salen en los vídeos nos demuestran que no.
Me ha costado encontrar vídeos de profesionales españoles. Si conocéis alguna persona que tenga una profesión de las que se decían antes solo para hombres o solo para mujeres nos encantaría conocerla, si tenéis la oportunidad de entrevistarla adelante, nos encantaría saber de su experiencia.



La camionera



El enfermero


El maquillador


La carpintera


El peluquero


Las mecánicas




Si os gusta un trabajo debéis luchar por conseguir lo que queráis aunque ese trabajo sea más o menos duro o vaya dirigido a unas personas y otras.

Un saludo

Soraya





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada